Llegar a casa: Ajustarse al cambio

Regresar a su hogar, o al nuevo lugar donde vivirá, es un gran cambio para la persona. Así es que usar las capacidades que aprendió durante la rehabilitación puede serle difícil en un ambiente nuevo. Mientras que la persona trata de realizar actividades que hacía en el pasado, pueden surgir nuevos problemas relacionados con el ataque cerebral; así es que durante este período, el paciente y su familia tienen que adaptarse a las nuevas necesidades.

Los ajustes son una carga emocional y física tanto para la persona que proporciona el cuidado como para el paciente. Las nuevas responsabilidades para la persona a cargo del cuidado diario pueden impedirle realizar sus propias actividades favoritas; así es que es importante apoyar, entender y tratar de darle tiempo para que descanse. Cuando la responsabilidad de cuidado sólo cae en un individuo, puede causar mucha tensión. Incluso cuando otros familiares están disponibles para ayudar, los conflictos que surgen en cuanto al cuidado, resultan en tensiones.

El ataque cerebral siempre causa tensión, pero ésta es especialmente alta si sólo un miembro queda a cargo del cuidado, ya que el paciente necesita mucho tiempo y atención. Así es que el resto de la familia tiene que hacer un esfuerzo para apoyar a la persona a cargo del cuidado y tratar de cooperar para aliviar la tensión para todos los participantes. Recomendaciones para reducir la tensión

— Las siguientes son recomendaciones para reducir la tensión para la persona que sufrió el ataque y los encargados de su cuidado.

— Mantenga la esperanza, y tome la recuperación de un ataque cerebral día con día.

— Recuerde que adaptarse a las consecuencias de un ataque lleva tiempo. Alégrese por cada pequeño logro, conforme descubre nuevas formas de hacer las cosas.

— Cuidar a un enfermo es algo que se aprende. Con la experiencia, su conocimiento y capacidades irán mejorando.

— Experimente. Hasta que hayan encontrado lo adecuado para ustedes, intente hacer las cosas de la vida diaria de diferentes maneras. Por ejemplo, las maneras en que se comunican, el horario del día, y las actividades de la vida social.

— Haga planes para tener "descansos" de tal manera que no tengan que estar juntos todo tiempo. Esta es una buena oportunidad para que le ayuden familiares y amigos. También pueden buscar actividades para ambos fuera de la casa.

— Pida a familiares y amigos que le ayuden en formas y tareas específicas y pídales que se comprometan a hacerlo. Esto les da la oportunidad de ayudar de maneras significativas.

— Lea sobre personas que han pasado por experiencias similares. Su biblioteca pública tiene libros sobre historias reales de personas que han tenido ataques cerebrales y libros sobre personas que cuidan enfermos.

— Tome parte o integre un grupo de apoyo para supervivientes y quienes les cuidan. Entre los miembros del grupo, pueden encontrar soluciones a problemas comunes y desarrollar amistades.

— Sean bondadosos uno con el otro. Sentirse irritado y frustrado de vez en cuando es natural, pero no alivie estos sentimientos tratando "mal" a la otra persona. Frecuentemente, le ayudará hablar sobre estos sentimientos con un amigo, un profesional de rehabilitación, o los miembros del grupo de apoyo.

— Haga planes para disfrutar nuevas experiencias y no mire atrás. Evite comparar su vida ahora a la que tenía antes del ataque.

Citas de seguimiento médico

Después que se ha dado de alta al paciente, tendrá citas de seguimiento con un médico o con los profesionales de rehabilitación. El propósito de estas citas es revisar la condición médica de la persona, las capacidades que aprendió durante el proceso de rehabilitación, y la manera en la que la persona y su familia se están adaptando a las nuevas condiciones. El paciente y la persona a cargo de su cuidado deben estar preparados para estas citas con una lista de sus preocupaciones y preguntas.

Dónde obtener asistencia

— Existen muchas fuentes y recursos de asistencia. Algunos de éstos son: Información sobre ataques cerebrales. Un buen lugar para iniciar su búsqueda son los libros y folletos disponibles a través de organizaciones nacionales que cuentan con información sobre este tema. Muchos de los materiales son gratuitos.

— Grupos de apoyo o clubs para pacientes de ataques cerebrales. En estos grupos, las personas que han sufrido un ataque y sus familias pueden compartir sus experiencias, ayudarse a resolver problemas y ampliar su vida social.

— Servicios de la salud en el hogar. Disponibles a través de la "Visiting Nurses Associations (VNA)", los departamentos de salud locales, departamentos de cuidado en el hogar de hospitales, y agencias privadas. Pueden incluir cuidado de enfermería, terapias de rehabilitación, cuidado personal (por ejemplo, para bañarse y vestirse), cuidado de alivio al cuidador (alguien se queda con el paciente, mientras que la persona que normalmente le cuida toma un descanso), labores del hogar, y otros tipos de ayuda.

— Comidas ambulantes "Meals on Wheels." Se distribuyen comidas calientes a los hogares de las personas que no pueden salir de compras o cocinar.

— Cuidado diurno de adultos. Las personas que no pueden ser totalmente independientes a veces pasan el día en un centro de cuidado diurno. Ahí comen, participan en actividades sociales y pueden recibir ciertos servicios de cuidado médico y de rehabilitación.

— Un compañero visitante. Un compañero pagado o voluntario que hace visitas regulares y llama por teléfono a las personas incapacitadas.

— Servicios de transportación. La mayoría de los autobuses públicos cuentan con una rampa para subir una silla de ruedas. Algunas organizaciones y comunidades cuentan con vehículos especiales que permiten transportar a personas en sillas de ruedas a sus mandados tales como ir de compras o visitar al médico.

Muchas comunidades cuentan con organizaciones de servicio que pueden ayudar y proveen servicios con costos apropiados al ingreso y recursos del individuo, o son gratuitos. Encontrar estos servicios lleva esfuerzo, así es que puede pedir asistencia de los trabajadores sociales que estuvieron a cargo del paciente durante el proceso de rehabilitación.

También consulte con el "United Way" y su iglesia, o las páginas amarillas bajo las palabras "Health Services" (servicios de salud), "Home Health Care" (cuidado en casa), "Senior Citizen Services" (servicios para ancianos), o "Social Service Organizations" (organizaciones de servicio social). Simplemente hablar con sus amigos podría proporcionarle información útil, mientras más pregunte, más lejos llegará.

Otros recursos

Para aprender más sobre la rehabilitación de los ataques cerebrales, y cómo tolerar los efectos de éstos, puede solicitar ayuda de (pregunte si cuentan con asistencia y publicaciones en español).

Source: Agency for Healthcare Research and Quality, Rockville, MD.